domingo, 11 de septiembre de 2011

Sopa caliente y besos de mamá

Me enseño a volar alto, altisimo, mucho, muchísimo.
Y volo conmigo teniendome las manos, llegamos tan arriba que me guardo estrellas en un bote de cristal para que cuando volviera de volar iluminaran mi habitación en las noches oscuras, las noches en las que estare sola, sin su abrigo.
Volamos. Volamos ALTISIMO y fui ligera porque ELLA me llevaba en su vientre, tan ligera que ni los miedos pesaban.
Nos encantaba volar entre las nubes los dias de sol, y nunca nos dio miedo a quemarnos las alas, eramos mas fuertes que todo.
Fuimos como pajarons, hasta que un dia, cai a la inversa. En picada. De golpe. De repente. Rapido. Y me golpeé contra el suelo y me vacie de lagrimas en el mar. ELLA me abrazó fuerte y me dejó sin respiración.
Me volvio a hacer ligera con un beso en medio de la frente y de los sueños y un "¿Donde estabas volando anoche?" al despertarme, cada mañana.


A veces te das cuenta que los finales felices estan en un sopa caliente con besos de mamá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada