viernes, 8 de julio de 2011

Dandelion Poem


Tengo una debilidad por el diente de león, con sus hermosos copos blancos. Admiro su determinación de sobrevivir incluso en las condiciones más duras; es una mala hierba y un espíritu libre. que no se siente bien en jardines bien cuidados.

Soplas, Soplas, Soplas, y la flor se deshace. Y al deshacerse la flor toma forma un deseo. De acuerdo, pero ¿el diente de león es verdaderamente una flor? De ser así, todo deseo cumplido es una flor deshecha.

Al próximo diente león, que piense en pedirle un deseo, quiero proponerle un trato: a cambio de no soplarle, a cambio de no deshacerlo, voy a pedirle que me diga qué fue de mis anhelados sueños, porque yo no consigo recordarlo.


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar